INDIBA

El sistema INDIBA® consiste en una tecnología que generan un circuito eléctrico cerrado con una frecuencia precisa de 448 kHz para lograr una bioestimulación. En las investigaciones publicadas, se ha demostrado que se produce un efecto positivo al aumentar el flujo sanguíneo a nivel profundo (Kumaran y Watson 2017) y por lo tanto, se aumentan el oxígeno y los nutrientes. En estudios a nivel de biología molecular, se ha evidenciado que INDIBA Activ estimula la proliferación de células madre y su diferenciación (Hernandez-Bule et al 2014a, b).

Con Indiba el calor no es provocado por un rozamiento, sino que es el resultado de una transformación de energía fría de alta frecuencia relativa en temperatura interna en que cada célula del tejido capta parte de esta energía y la transforma en temperatura, que va del interior al exterior, es decir, no es el electrodo que calienta la piel, sino la piel que calienta el electrodo.

Al ser una técnica mínimamente invasiva y sin efectos secundarios conocidos hasta el momento después de 35 años de historia, la terapia INDIBA se puede aplicar a la mayoría de los pacientes y patologías. Sus aplicaciones pueden desde terapéuticas a nivel músculo-esquelético como estéticas a nivel de dermis, epidermis y tejido adiposo. Podemos trabajar a nivel de tejidos superficiales y/o profundos, puesto que consta de dos tipos de electrodos (capacitivos y resistivos) para poder trabajar en diferentes tejidos según su composición, resistencia y profundidad.

En nuestro centro trabajamos con INDIBA desde su apertura en 1995. Esto nos da ventaja para saber en qué casos específicos debemos utilizarla para su efecto óptimo, en vez de aplicársela a todo paciente que entra por la puerta por el mero hecho de amortizar el aparato.